Una vida activa no es suficiente sin una rutina de ejercicios.

Comprender la diferencia entre una vida activa y una rutina de ejercicio es vital.
Visualizaciones: 38

Compartir: 

Es muy probable que seas de ese porcentaje de la población que considera que por el mero hecho de tener una vida activa no necesita una rutina de ejercicio regular.

De esas que procura alimentarse bien, que suele subir las escaleras en vez de coger el ascensor,  que se mueve a trabajar en bici , que prefiere leer o hacer actividades dinámicas que estar tirado viendo la Tv o pasando horas delante de un móvil, e incluso suele salir a caminar cada semana o pasear todos los fines de semana por el campo.

Sin embargo, es crucial entender que simplemente llevar una vida activa no es suficiente para cosechar los beneficios completos que el ejercicio físico tiene sobre nuestro bienestar y salud.

La diferencia entre una vida activa y una rutina de ejercicio es muy significativa, y comprender esta distinción es vital para nuestra salud física y psicoemocional tanto actual como futura.

Vida Activa vs. Ejercicio Físico Programado

Una vida activa generalmente se refiere a un estilo de vida donde uno se mueve más y evita el sedentarismo. Esto incluye actividades cotidianas como caminar al trabajo, realizar tareas del hogar, o jugar con los niños.

Si bien estas actividades contribuyen indiscutiblemente a una mejor salud general, no sustituyen los beneficios específicos y profundos que se obtienen mediante una rutina de ejercicio físico programado y dirigido.

El ejercicio físico programado implica una serie de actividades físicas aeróbicas y de fuerza estructuradas y planificadas con unos objetivos específicos.

Este tipo de ejercicio debe ser regular y diseñado para mejorar la condición física, la fuerza muscular, la flexibilidad y la resistencia cardiovascular en un contexto concreto de cada individuo.

Además, debe ser adaptado a sus necesidades biopsicosociales de cada persona dirigido por un profesional sanitario cualificado.

Beneficios de una rutina de Ejercicio Físico Programada

El diseño de una rutina de ejercicios adaptada a cada persona que combine cardio y fuerza ofrece numerosos beneficios para la salud física y mental. Aquí se detallan algunos de los más destacados:

Beneficios del ejercicio cardiovascular:
  1. Salud del corazón:

    • Mejora la eficiencia del corazón y los pulmones.
    • Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.
    • Ayuda a mantener una presión arterial saludable.
    •  
  2. Pérdida de peso:

    • Quema calorías de manera eficiente, ayudando en la pérdida y el mantenimiento de peso.
    • Acelera el metabolismo, lo que puede contribuir a la quema de calorías incluso en reposo.
  3. Mejora del estado de ánimo:

    • Libera endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad.
    • Reduce el estrés, la ansiedad y los síntomas de depresión.
  4. Salud pulmonar:

    • Aumenta la capacidad pulmonar y mejora la eficiencia respiratoria.
    • Fortalece los músculos respiratorios.
  5. Resistencia y energía:

    • Aumenta la resistencia general, permitiendo realizar actividades diarias con menos fatiga.
    • Mejora los niveles de energía a lo largo del día.
Beneficios del entrenamiento de fuerza:
  1. Mantenimiento y aumento de la masa muscular:

    • Previene la pérdida de masa muscular con la edad (sarcopenia).
    • Aumenta la fuerza y la masa muscular, mejorando el tono y la definición.
  2. Salud ósea:

    • Fortalece los huesos y aumenta la densidad ósea, reduciendo el riesgo de osteoporosis.
    • Mejora la salud de las articulaciones y la flexibilidad.
  3. Metabolismo:

    • Aumenta el metabolismo basal, ayudando a quemar más calorías incluso en reposo.
    • Contribuye a un mejor equilibrio de la composición corporal.
  4. Postura y equilibrio:

    • Mejora la postura al fortalecer los músculos del core y la espalda.
    • Aumenta el equilibrio y la coordinación, reduciendo el riesgo de caídas.
  5. Mejora de la salud mental:

    • Al igual que el cardio, libera endorfinas que mejoran el estado de ánimo.
    • Puede aumentar la confianza y la autoestima al mejorar la apariencia física y la capacidad funcional.
Beneficios combinados de cardio y fuerza:
  1. Eficiencia del ejercicio:

    • Combina los beneficios de ambos tipos de ejercicio, proporcionando un entrenamiento completo.
    • Mejora la resistencia cardiovascular mientras se desarrolla la fuerza muscular.
  2. Reducción del riesgo de enfermedades crónicas:

    • Disminuye el riesgo de enfermedades como diabetes tipo 2, hipertensión y ciertos tipos de cáncer.
    • Mejora la sensibilidad a la insulina y el control de la glucosa en sangre.
  3. Recuperación y prevención de lesiones:

    • Fortalece los músculos y articulaciones, reduciendo el riesgo de lesiones.
    • Acelera la recuperación de lesiones al mejorar la circulación sanguínea y la reparación muscular.
  4. Mejora de la calidad del sueño:

    • El ejercicio regular, tanto cardiovascular como de fuerza, puede mejorar la calidad y la duración del sueño.
  5. Bienestar general:

    • Aumenta la capacidad funcional, permitiendo realizar actividades cotidianas con mayor facilidad y menos dolor.
    • Promueve una vida más activa y saludable a largo plazo.

 

Incorporar tanto el ejercicio cardiovascular como el de fuerza en una rutina regular es esencial para una salud óptima, proporcionando beneficios complementarios que mejoran la calidad de vida de manera integral.

Datos Oficiales sobre Vida Activa y Deporte

Según datos del Eurobarómetro sobre deporte y actividad física de 2018, aproximadamente el 46% de los europeos nunca realiza ejercicio físico ni deporte, mientras que solo el 7% lo hace de manera regular. En España, los datos reflejan una situación preocupante: el 42% de los españoles nunca practica deporte, y solo el 13% lo hace con regularidad.

La OMS recomienda al menos 300 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad vigorosa a la semana para los adultos, complementados con ejercicios de fortalecimiento muscular dos veces por semana. Sin embargo, los datos muestran que una gran proporción de la población no alcanza estos niveles mínimos recomendados.

Conclusión

Llevar una vida activa es un buen comienzo, pero no es suficiente para obtener todos los beneficios que el ejercicio físico puede ofrecer.

Una rutina de ejercicio físico programado, dirigida por profesionales de la salud y adaptada a las necesidades individuales, es crucial para la prevención de enfermedades, el mantenimiento de la autonomía durante la vejez y una mejor calidad de vida.

Invertir tiempo y esfuerzo en una rutina de ejercicio programada es una de las mejores decisiones que podemos tomar para nuestra salud y bienestar a medio y largo plazo.

Artículos Relacionados

2 de abril de 2024
La Fibromialgia: Diagnóstico, contexto y retos.
La complejidad de la fibromialgia solo puede abordarse mediante un enfoque multidisciplinario.
16 de febrero de 2024
El Estilo de Vida de la Generación X y su Impacto en la Salud.
La Generación X se encuentra en una encrucijada crucial en términos de salud.
22 de noviembre de 2023
El impacto silencioso del dolor muscular Recurrente
Cómo el dolor muscular recurrente afecta nuestra calidad de vida y felicidad